martes, 22 de mayo de 2012

Navegando seguros



 
Una gran cantidad de niños y jóvenes se sienten expertos en línea. Participan en juegos en línea y manejan cuentas de correo, Facebook, Twitter, desde primaria. Muchos se sienten populares porque tienen una larga lista de amigos que han aceptado en Facebook. Pero deben tener CUIDADO. Para disfrutar las bondades del Internet y facilitarse la vida con ellas, ¡hay que saber manejar estas herramientas!
 
El Internet es fabuloso siempre y cuando lo manejemos con las debidas precauciones. Dentro de una conferencia que impartí para los jóvenes de la Escuela Guadalupe, se les ofrecieron los siguientes consejos:

No compartas información personal. Esta información incluye tu nombre completo, dirección, teléfono, celular, nombres de tus papás, nombre de tu escuela, etc.

Sé amable y respetuoso.  Debes utilizar el mismo lenguaje que usarías en una conversación que se lleva a cabo frente a frente.

Protege tu contraseña. No se la des a tus amigos.  Crea una contraseña que sea fácil de recordar y difícil de adivinar. Utiliza una combinación de letras, números y símbolos, así como mayúsculas y minúsculas.

Ten cuidado con los extraños. No envíes ni recibas fotos de desconocidos. No aceptes amigos desconocidos en Facebook. Manéjalo igual que con desconocidos en la calle.

No aceptes premios. ¡No le des clic! Podría descargar un virus electrónico que hará que tu computadora ya no funcione, o podría ser un plan para pedirte datos personales.

Cuida qué fotos y qué información subes. Una vez que subes tu información o fotos, pierdes el control. Las fotos pueden ser copiadas.

Protege tu reputación en línea. Lo que resulta muy divertido hoy, puede resultar vergonzoso mañana. Algunas universidades ya revisan tus redes sociales durante el proceso de aplicaciones y sucede lo mismo a la hora de solicitar empleo.

Cuidado con el Cyber-bullying (hostigamiento cibernético). Si recibes mensajes que te agreden o te hagan sentir incómodo, bloquea al remitente y habla con un adulto. Si sabes que tus amigos hostigan por este medio a alguna otra persona, habla con un adulto. No lo permitas.

Revisa bien las opciones que te dan las redes sociales como Facebook. Revisa que tu foto sea apropiada y que solamente des la información necesaria. Revisa uno por uno a tus contactos y asegúrate que sí los conozcas y que sí quieras que formen parte de tu lista. Recuerda que ellos verán tus fotos y la información que subas. Cuida tus comentarios en el muro, asegúrate de que sean amables y respetuosos. Al darle clic a los anuncios que se presentan en la página, estás permitiendo a las compañías a acceder a tu información.

Existen muy buenos videos en español para apoyar las lecciones de ciudadanía digital. Los videos Presta Atención  y Comparte con Cuidado de Alerta en Línea son excelentes y aportan un mensaje muy claro. Otro video muy bueno es el de  Publica en Privado de NetSmartz.org. Así mismo, sitios como Common Craft también incluyen excelentes videos sobre claves de acceso seguras y reputación en línea. Adicionalmente, se pueden encontrar juegos interactivos y educativos para los alumnos de primaria menor, como lo es Internet seguro para niños.

Enseñar a los alumnos de hoy en día acerca de la ciudadanía digital es imprescindible. La tecnología ya es parte de sus tiempos y de sus vidas diarias, así es que es muy importante que aprendan a utilizarla apropiadamente para que disfruten de sus beneficios y que verdaderamente les facilite el aprendizaje y la comunicación, sin convertirse  en una herramienta estresante o peligrosa.


domingo, 13 de mayo de 2012

Experimentando la colaboración


Es emocionante saber que existen muchas herramientas que nos permiten colaborar en línea y así aprender unos de otros.  Antes que tuviéramos la Web 2.0 teníamos que encontrar tiempo en nuestras ocupadas vidas para reunirnos y así planear actividades interdisciplinarias para nuestros alumnos. Ahora resulta tan sencillo juntarse por Internet  y compartir documentos de trabajo. Y no nada más compartir los documentos para que todos los revisen y comenten, ahora ya también pueden todos los participantes editar un mismo documento y juntos construirlo.

Impartí un curso de colaboración a maestros donde utilizaron 3 herramientas muy buenas para colaborar en línea.


La primera herramienta que utilizaron fue Twiddla. Los participantes se dividieron en grupos de 4 personas compartiendo una misma hoja de dibujo (similar a un pizarrón blanco). El reto fue dibujar en equipo un aparato tecnológico en un mismo espacio de trabajo, desde diferentes computadoras o tabletas, y así experimentar la colaboración en línea tal cual la experimentarían sus alumnos. Se les pidió no utilizar la comunicación oral, solamente el chat que ofrece Twiddla, para lograr dibujar como equipo.
 
Una vez que terminaron la tarea, pasaron a una reflexión grupal donde tuvieron que pensar sobre las habilidades que son necesarias para una colaboración realmente efectiva. Para compartir las reflexiones, los participantes utilizaron corkboard, un corcho virtual donde pegaron stickies expresando sus puntos de vista. Fue muy interesante ver cómo los maestros después de haber tratado de colaborar en línea y dibujar una imagen en común (¡no eran expertos en dibujo y mucho menos dibujo electrónico!), pudieron darse cuenta inmediatamente que la claridad, el respeto, la puntualidad, el compromiso y la disposición son aspectos relevantes para una  colaboración realmente efectiva… mismos aspectos que son elementales dentro de un trabajo en equipo presencial.

Finalmente llegamos a la parte principal del curso, la introducción a Google Docs. Los maestros crearon un documento, invitaron a varios colegas a participar y produjeron en grupos pequeños una actividad para utilizar con sus alumnos.

Pronto se dieron cuenta de las múltiples ventajas. Google Docs se manejaba como un procesador de palabras similar a Word, era sumamente amigable y fácil de manejar. Los participantes trabajaban sobre una misma copia, eliminando riesgos de escribir sobre versiones anteriores.  No había necesidad de estar sentados lado a lado. Podían estar en mesas diferentes y seguir colaborando. Los que no terminaron, pudieron trabajar más noche o en los días siguientes, dentro de sus propios tiempos y desde sus casas. Adicionalmente, aprendieron que si cometían algún error,  tenían la opción de utilizar el historial de aportaciones y regresarse a versiones pasadas.

Una observación importante fue que los maestros que portaban iPads sí pudieron acceder a documentos Google cuando fueron invitados a participar, sin embargo el dispositivo no les permitió crear un documento nuevo. Esperemos que pronto se realicen actualizaciones y permitan la creación de Google Docs en los iPads.

Los participantes salieron listos para probar Google Docs con sus alumnos, con los padres de familia y con sus colegas. 

Me gustaría conocer tus experiencias con Google Docs en el salón de clase.  Si quieres compartir, te invito a que compartas con un comentario.